© 2020 Anfitrionas & Eventos.  Lima, Perú. Todos los derechos reservados.

  • Blog A&E

¿Cual es el objetivo de mi evento?

Actualizado: 5 de nov de 2018


Hoy hablaremos de un elemento clave para cualquier evento, y en verdad para cualquier actividad que emprendamos, pero que muchas veces se pasa por alto o se da por sentado. ¿Cuál es el objetivo del evento que estamos organizando? 


Esta pregunta es muy importante, debido a que es en función a este objetivo que definiremos todos y cada uno de los elementos que conformarán nuestro evento. De esto dependerá la locación, el tipo de evento, el tipo de atracciones que incluiremos, la cantidad de invitados, etc. Todo esto debe ser pensado con la idea de alcanzar el objetivo que tenemos en mente.


Sucede muchas veces que diferentes empresas u organizaciones tienen eventos anuales ya establecidos y que se dan simplemente porque "ya toca en esta época del año". Pero nunca nadie se detiene a pensar cual es el verdadero objetivo de dicho evento. ¿Reforzar imagen de marca? ¿Ser una actualización respecto a la industria para nuestros clientes? ¿Reforzar lazos con nuestros clientes más importantes? ¿O simplemente queremos juntar a la mayor cantidad de gente, saludarlos, que coman, que tomen algo, se diviertan y tarea cumplida? 


Es importante tener nuestros objetivos claros previamente para no gastar recursos ni tiempo de forma innecesaria. Muchas veces nos encontramos con eventos muy grandes, en donde se gasta mucho dinero en atracciones y buffets, pero que finalmente no dejan ningun mensaje claro para los asistentes, más alla de un bonito recuerdo en el mejor de los casos. Simplemente fue una edición más del evento X de siempre, en donde se encontraron con colegas, comieron y tomaron algo, y listo hasta la próxima.


Las anfitrionas pueden ser una alternativa muy efectiva para conectarse con su público

Nuestra labor como organizadores de eventos es optimizar cada uno de los recursos con los que contamos de acuerdo a un objetivo definido, y de forma que el mensaje que queremos transmitir llegue de la manera más clara posible a nuestros invitados. Si queremos acercarnos a nuestros clientes VIP no invitemos a 400 personas, sino concentrémonos en esos 50 que representan la mayor parte de nuestro negocio. Si buscamos convertirnos en referentes de nuestra industria, no contratemos las últimas atracciones tecnológicas, sino busquemos expositores renombrados y reconocidos en el medio que nos ayuden a construir esa imagen. Y las posibilidades son muchas.


No disparemos flechas al aire ni nos dejemos llevar por lo que siempre ha sido. Con objetivos claros y estrategias bien pensadas podremos hacer que nuestros eventos se conviertan en herramientas de marketing efectivas, y no solo una "estratégica" excusa para que gerentes, vendedores y clientes se distraigan un rato.

5 vistas